El Juego Desde el Escritorio

299

Héctor González Iñárritu

Este viernes comienza la Copa GNP por México, con ocho equipos participantes, del 3 al 19 de Julio y con el equipo Mazatlán (antes Morelia) como debutante; las sedes, el estadio de CU y el Akron de Chivas.
No esperemos gran calidad en los juegos, ya que el receso ha sido largo, falta ritmo, adaptación a la intensidad, hay que dosificar los esfuerzos y evitar lesiones. Ha causado mucha polémica este torneo, dividiendo opiniones en diferentes temas.
Desafortunadamente al día de hoy hay dos equipos -Cruz Azul y Toluca- con más jugadores que han dado positivo. Ya salió Siboldi a decir que no están preparados para estos partidos y su postura se entiende por el razonamiento de no poder utilizar a su plantel completo, por la incapacidad física de los jugadores contagiados; tendrá que utilizar, como seguramente lo hará el Toluca, a jugadores de la Sub-20. Otras voces se quejan de que no están listos para competir; ahí habría que ver qué tanto cumplieron o qué calidad de entrenamiento realizaron los jugadores en sus hogares.
Estoy totalmente de acuerdo en que no están preparados como deberían, faltaría trabajo de cancha y no estarían para 90 minutos con la intensidad, ritmo, equilibrio de esfuerzos y movimientos tácticos que requiere un partido oficial. Traen un desentrenamiento progresivo y larga desadaptación al juego, pero que con el trabajo previo, una buena planeación, el aprovechar el aumento en el número de cambios, la dosificación de cargas y la opinión del preparador físico, el médico y el fisiatra, debe generar un equipo más cerca de lo ideal para el arranque del torneo oficial.
Podremos evaluar si estos equipos tendrán una cierta ventaja contra los que no participaron.
Barcelona.. Se le está yendo de las manos el campeonato de La Liga, ha dejado puntos importantes y no está jugando al nivel que debe mostrar. El receso tan largo y obligado ha provocado baja en el nivel de todos los equipos en las ligas que ya reanudaron, incluso los grandes.
Se percibe un ambiente frío en el vestuario entre jugadores y cuerpo técnico. El auxiliar de Quique Setién, Eder Sarabia, intenso, preparado, muy pasional, pero con actuar protagónico, pensó que estaba en el Betis, y que con vociferaciones y manotazos iba a motivar y a guiar a los catalanes, y se encontró con un vestidor sobrio, de trabajo, de compromiso colectivo y donde varios ya lo han ganado todo; donde el líder es un alienígena llamado Lionel Messi y el ambiente es el reflejo de la personalidad de la «Pulga»: Tranquilo, de pocas palabras, pero efectivas y contundentes. Sarabia ha venido a provocar altibajos en el ambiente que no ha acabado de entender y no se ha podido adaptar, basta con observar el desplante que le hizo el 10 al ni voltearlo a ver, cuando daba indicaciones en la pausa para hidratación en el partido contra el Celta.
Ya le sucedió a un auxiliar de la vieja escuela, del equipo de «El Tata», que en uno de los primeros partidos llegó al vestidor a gritar y a golpear cualquier instrumento que hiciera ruido para con esto motivar, llamar la atención y en eso se le acerco Piqué y le dijo: «Hey Profe, hey profe, aquí no, de verdad aquí no es así».
Hay que aprender a leer el entorno, a ubicarse, a saber dónde estamos y tener resiliencia sin perder nuestra filosofía y objetivos. Proceso