ALFIL NEGRO

244
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

“Tapachula es una ciudad vieja que se está cayendo en pedazos y no hacemos nada” (Carlos Trujillo Pérez)

El Puente Roto
Oscar D. Ballinas Lezama

México vive momentos cruciales en su historia, el nuevo Gobierno trata de implementar a su manera un cambio político-económico y social; los nuevos dueños de este país argumentan que con la nueva forma de gobernar los que buscan la cuarta transformación, no dejarán que las arcas vuelvan a ser saqueadas, como lo hicieron en cada sexenio los ladrones de cuello blanco.
Para nadie es secreto que los Expresidentes y la mayoría de los Exgobernadores en esta nación, han sido señalados con el dedo flamígero del pueblo de ser incapaces, ladrones y corruptos; depredadores del erario que cada año aumentaban el número de mexicanos pobres, los que sobreviven porque Dios es grande.
En medio de una crisis sanitaria, económica y de inseguridad, el actual Gobierno Federal pareciera tratar de esconder la verdad con la creación de circos mediáticos, cuyos actores como Emilio Lozoya solamente han logrado evidenciar a los funcionarios y los legisladores del partido guinda, que en vez de defender al pueblo se han dedicado a quemarle incienso al ‘Gran Tlatoani’.
Para nadie es secreto que la crisis sanitaria abrió ya un tremendo boquete a los ingresos tributarios, el mismo secretario de hacienda federal, Arturo Herrera Gutiérrez, ha manifestado que ‘ya se acabaron el guardadito’, por lo que en el 2021 el pueblo mexicano va a saber lo que es ‘amar a Dios en tierra ajena’, ya que se enfrentará a la peor crisis económica de su historia.
Pese a ello, el Gobierno ya prepara las elecciones del próximo año en las que se gastarán miles de millones de Pesos, la mayor parte entregándoselo a los partidos políticos eso sí, olvidándose de las prioridades como el combate a la pandemia y la compra de suficientes medicamentos para los niños con cáncer, entre otras prioridades, demostrando que también en ese ámbito nada ha cambiado con lo que hacían sus antecesores y que tanto han criticado.
Las trampas que se han hecho para la elección de los representantes de las Cámaras en el Congreso de la Unión, así como los que se está viendo en la elección de partidos políticos, son un botón de muestra de lo que seguirá pasando en este país; como dijo el escritor, Mario Vargas Llosa, “México sigue teniendo la dictadura perfecta del partido en el poder y un presidente todo poderoso”.
El próximo año, si la pandemia no arrasa con todos los políticos, podría llevarse a efecto la ‘madre de todas las elecciones de este país’; se espera que los dirigentes de partidos que están acostumbrados a jugar con dados cargados no sigan montados sobre el macho de la corrupción y la antidemocracia.
Chiapas, ubicado al sur del país, genera petróleo y energía eléctrica, oro y plata en las minerías; produce café, plátano, cacao, maíz y frijol que exporta a los mercados internacionales y nacionales, sin embargo, esto no le ha traído ningún beneficio a la mayoría de sus habitantes a quienes la Federación los sigue tratando como hijos bastardos del patio trasero de la nación azteca, hasta hoy nada ha cambiado, por el contrario, el abandono y marginación se han recrudecido, principalmente en la zona del Soconusco, la puerta de entrada de Centroamérica.
Diputados y Senadores chiapanecos no han servido ni para tiro de escopeta, se han olvidado de defender los intereses de sus conciudadanos, están más ocupados en reelegirse brincando como chapulines de un cargo a otro; no conocen la dignidad ni la vergüenza.
Entre las cosas buenas en esta entidad, es que el gobierno de Rutilio Escandón Cadenas ha podido a través de la Secretaría de Salud, contener los embates de la pandemia del Covid-19 y aunque parezca increíble, tomando en consideración que en el resto del país siguen sumando más de 67 mil decesos, en Chiapas la mortandad por este virus ha cesado.
No obstante los esfuerzos de algunos gobernantes como el chiapaneco, la pesadilla del Coronavirus en este país sigue latente, lo que ahora ha tenido que reconocer el Presidente de la República, quien asegura ya se ha domado esta peste que ha dejado mucho dolor al pueblo mexicano, augurando que pronto pasará todo y la gente volverá a la normalidad.
A contra pelo de lo que dice el ‘Gran Tlatoani’, los expertos en salud manifiestan que no debe bajarse la guardia, los más de 67 mil muertos por el virus no es motivo para confiarse, ya que el número de víctimas aumenta día con día y no se ve por dónde las autoridades de salud hayan controlado la pandemia.
Hasta Marcelo Ebrard, secretario de Relaciones Exteriores, salió al quite en la mañanera para decir que ya adelantaron un pago por las vacunas firmando una carta de intención con países como Rusia, China y Estados Unidos, lo que no dijo es cuánto pagó por una vacuna que aún no existe y según la Organización Mundial de la Salud, podrían pasar muchos años de esta carrera contra la muerte que han emprendido los gobiernos de otras naciones buscando desesperadamente la cura del Coronavirus.
Es urgente que el Gobierno en sus tres instancias, busque una inmediata solución al problema del puente roto en el Libramiento Sur, pues los transportistas que llevan más de cuatro meses sin poder usar esa ruta que desvía al tráfico pesado del centro poblacional, han causado un gran deterioro a toda la 17 Poniente-Oriente, amén de provocar caos vial. Ojalá que los 125 millones que han programado para construir una ciclo pista sobre la 8ª Norte, sirvieran para algo más prioritario y útil, como la reparación del puente sobre el río Coatán, al sur de la ciudad. ¿No cree usted?