Cómo asegurarse de que una casa es segura ante temblores

129
Cómo asegurarse de que una casa es segura ante temblores

Comprar o alquilar una vivienda es, probablemente, uno de los pasos más importantes en la vida de cualquier persona. La independencia, el control sobre nuestro propio hogar y, en definitiva, la ilusión por crear un espacio propio y personal es una cuestión que a todo el mundo le llega en algún momento de su vida.

Sin embargo, rentar o comprar una casa es también un proceso complejo, en el que debemos asegurarnos de que todo funciona correctamente, de manera segura y a nuestro gusto, ya que es un lugar en el que pasaremos mucho tiempo. Por este motivo, al margen de las cuestiones estéticas o prácticas, en el caso concreto de las viviendas, antes de alquilar una o comprarla, debemos cerciorarnos también de que la vivienda está preparada para hacer frente a cualquier problema de seguridad. 

Uno de los problemas de seguridad más comunes que se deben tener en cuenta es, sin duda, la preparación de las viviendas ante temblores. Al fin y al cabo, los temblores y terremotos son movimientos sísmicos peligrosos que pueden darse en prácticamente cualquier momento, por lo que una vivienda debe siempre estar preparada para ellos.

Por este motivo, y para que cualquier persona pueda disfrutar de su nueva casa sin preocupaciones, en este post trataremos de exponer qué hay que analizar para asegurarse de que la casa que estamos comprando o rentando es segura ante temblores.

Investiga acerca del tipo de suelo sobre el que se asienta la vivienda

Una de las cuestiones más importantes a la hora de saber si nuestra casa está preparada para soportar un sismo es la localización y el tipo de suelo sobre el que está edificada la vivienda. En primer lugar, dentro del territorio mexicano existen diferentes zonas con distintos niveles de riesgo de sufrir terremotos, por lo que lo primero es saber a qué nivel de riesgo nos exponemos según el estado de la república en el que vayamos a comprar o rentar una vivienda.

Por otra parte, también hay que tener claro qué tipo de suelo se encuentra debajo de la casa. En términos generales, en México existen tres tipos de suelo, muy relacionados con la zona sísmica en la que se encuentren: suelo blando, suelo de transición y suelo firme. 

El suelo blando ofrece un menor resistencia a los sismos, siendo el peor considerado frente a los sismos ya que en él los edificios y casas se balancean mucho más. En el suelo de transición los movimientos por sismo serán medianamente intensos y, por último, en las zonas de suelo firme, las viviendas se mantendrán estables.

Encarga una evaluación oficial del inmueble

Una vez que tenemos claro dónde estamos comprando o rentando nuestra casa, lo siguiente será pasar a evaluaciones oficiales para conocer, de manera técnica, cuál es el estado del inmueble. Con esto, lo más recomendable en solicitar una revisión oficial que, normalmente, es desarrollada por la Secretaría de Protección Civil, que decretará un Director Responsable de Obra. Esta figura será la encargada de emitir un informe que funciona como garantía para conocer el nivel de resistencia de la vivienda frente a los sismos.

Revisa los elementos estructurales de la construcción

Además de la evaluación general de la vivienda, para saber exactamente cuál es su nivel de resistencia frente a temblores, es necesario evaluar también en qué estado se encuentran todos los elementos estructurales y no estructurales que conforman la vivienda.

En este sentido, la ubicación, los materiales y la propia construcción serán algunos de los elementos que finalmente nos ayuden a examinar el equilibrio de la edificación. Así, se evalúan, por ejemplo, las cornisas, las columnas, los muros de carga o los tabiques, sean o no estructurales.

Así, sabremos cuáles son los índices que sustentan la estabilidad de la vivienda frente a un temblor, pudiendo adaptar estas estructuras, reforzándolas para que puedan resistir a cualquier sismo.

Verifica los planos de la mano de un profesional

Otro de los puntos imprescindibles antes de comprar o alquilar una vivienda para vivir es verificar los planos de la mano de un arquitecto o un ingeniero profesional. Si queremos cerciorarnos de que nuestra vivienda sea segura frente a temblores, lo primero que debemos hacer es dejar que un técnico evalúe la estructura interna de la vivienda.

Así, se revisan los planos de la edificación atendiendo, entre otras cuestiones, al plano del arquitecto, el plan de estructura de la vivienda, los materiales de construcción que se han utilizado o cómo se ha realizado la instalación eléctrica, sanitaria o de las cañerías. Solo así, con una opinión profesional, podremos saber realmente cómo ha sido construida esa vivienda.

Examina el estado general de la vivienda

Por último, y muy unido a la recomendación de ir acompañado siempre por algún profesional a la hora de comprar o alquilar una vivienda, está el hecho de evaluar el estado generalizado de la vivienda: comprobar si hay grietas en las paredes, asentamientos, ver el estado de las columnas y las vigas o verificar que los suelos y los techos estén alineados.

Sea como sea, es muy normal que las viviendas presenten grietas; lo que verdaderamente importa es que, antes de firmar el contrato, un profesional técnico las evalúe y nos pueda comunicar si son o no peligrosas a la hora de resistir ante un sismo.