Cambio Climático, el Mundo en Emergencia

146

Luis Méndez, corresponsal

La salud del planeta se deteriora a marchas forzadas, pero las sucesivas cumbres sobre el cambio climático siguen arrojando resultados a cuenta gotas y, en cualquier caso, insuficientes para detener el calentamiento global en el medio plazo. Es lo que sucedió una vez más en Noviembre de 2021, con ocasión de la celebración de la COP26 en la ciudad escocesa de Glasgow y cuyas conclusiones generaron lecturas contrapuestas.
Mientras Jefes de Gobierno y altas autoridades valoraban positivamente los tímidos avances logrados en la cumbre, las organizaciones ecologistas más batalladoras consideraban que sus resultados suponían un retroceso para la lucha climática, ya que estuvieron faltos de ambición y fueron sumisos. En esta misma línea se manifestó el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, al asegurar que en Glasgow se dio un paso importante, pero limitado.
«Nuestro frágil planeta pende de un hilo. Seguimos tocando la puerta de la catástrofe climática. Es hora de entrar en modo de emergencia o nuestra posibilidad de alcanzar las cero emisiones netas será, prácticamente, nula», advirtió.
Hubo otras reacciones más complacientes hacia el documento final de la cumbre que reconoce que limitar el calentamiento a 1.5ºC para finales de siglo requiere de reducciones rápidas, profundas y sostenidas de emisiones globales de gases de efecto invernadero (GEI), incluido un recorte de emisiones de dióxido de carbono del 45% para 2030, en relación al nivel de 2010.
En un intento de aglutinar voluntades, la COP26 volvió a solicitar a los países más contaminantes del mundo: China, Estados Unidos, Reino Unido, los socios de la Unión Europea (UE), India, Rusia y Japón, que actualicen a más tardar el año entrante sus metas de reducción de GEI para 2030, con el objetivo de diseñar una hoja de ruta, algo que los más optimistas interpretan como un paso significativo hacia la descongestión del planeta.
Más allá de estos pequeños logros, el encuentro de Glasgow dejó importantes cabos por amarrar, ya que en el rubro de los mercados de carbono permite aumentar las emisiones y abre la puerta a nuevos mecanismos comerciales, lo que supone una amenaza para los países y comunidades que ya están viviendo los peores impactos de la crisis climática.
Como consecuencia de la crisis energética, Estados Unidos y la Unión Europea registraron los mayores aumentos en el uso de carbón durante 2021, con incrementos cercanos al 20%. Según prevén los expertos, el mundo generará en 2022 una cantidad récord de electricidad proveniente de la fuente más sucia que existe, lo que contrasta con las intenciones expuestas en la última cumbre climática.
La falta de compromisos reales a nivel internacional en materia medioambiental, tiene también lecturas de mayor calado. Mientras los países occidentales más desarrollados cuentan con cierto margen de maniobra para implementar progresivamente el uso de energías alternativas, potencias emergentes como China e India, que han rescatado de la extrema pobreza a amplios sectores de su población gracias a un pujante proceso de industrialización, temen que las restricciones tengan un alto costo económico y social para sus países, por lo que se muestran mucho más reacios a la hora de aplicar terapias de choque contra el cambio climático.
Un Riesgoso Fracaso.
Con tantas posturas diferenciadas, una vez más sólo fue posible llegar a un acuerdo de mínimos, en el que los matices y el significado de las palabras empleadas en los documentos, adquirieron una importancia excepcional para evitar cualquier bloqueo.
Meses antes, en abril de 2021, 40 líderes mundiales encabezados por el Presidente de EU, se dieron cita virtualmente para impulsar la COP26. El anuncio más relevante lo hizo el propio Joe Biden, al exponer su intención de que su país alcance en esta década unos objetivos de emisiones ajustados al Acuerdo de París, que sentó en 2015 las bases de la lucha contra el cambio climático y del que renegó su predecesor, Donald Trump.
Conseguir que la temperatura media del planeta respecto a los niveles preindustriales no supere los 1.5 grados o, como mal menor, no rebase los 2 grados a finales de siglo, así como llegar a la neutralidad climática en 2050, son metas que requieren sobre todo de la firme determinación de los países que más contaminan. Sin embargo, a la luz de las resistencias exhibidas en la última cumbre de Glasgow, estos objetivos siguen siendo difícilmente alcanzables. Sun